BLoG De La BiBLioTeCA

BLoG De La BiBLioTeCA. ANiMaCión A EsCriBir. AniMaCIóN a LeeR. LiBRos. IMáGeNeS. IdEaS. AcTiViDaDeS. CoMeNtaRioS.

sábado, 9 de marzo de 2013

BLaNCaNiEVeS Y lA ReBeLióN De La EsCoBa

                                                               imagen de elchedigital

A través de la Concejalía de la Mujer y Familia  del Ayuntamiento de Elche la II convocatoria del  Concurso de Relatos Breves 8 de marzo por la igualdad llegó a nuestro cole a principio de trimestre.

La temática que se exigía en los relatos era sobre la igualdad entre hombres y mujeres.

El premio: una tablet.

Álvaro Pérez, alumno de sexto, después de recibir la propuesta desde la tutoría, presentó su trabajo.

¡Y ha ganado!

Con este texto.

Blancanieves y la rebelión de la escoba

Esto es un fragmento de la historia de Blancanieves que jamás se ha
contado:

Cuándo Blancanieves vivía con los enanitos siempre ocurría lo mismo: Blancanieves hacía el desayuno y los enanitos se lo comían y se iban a las minas a trabajar, mientras tanto ella limpiaba, fregaba, lavaba etc…hasta que volvían los enanitos, a la hora de comer. Ella ponía la mesa y hacía la comida (si no daba tiempo pedían una pizza). Ellos dormían, ella seguía, limpia que te limpia y luego preparaba tortilla o pescado para cenar.
Un día, harta de aquello, Blancanieves les pidió a los enanitos ir a trabajar
con ellos a las minas. Los enanitos no aceptaron, argumentando que una chica estaba destinada a limpiar y cocinar, pero no a trabajar fuera de casa.
Blancanieves no se dio por vencida y siguió intentándolo. Esta vez, con el fútbol. Suplicó, rogó, lloró....sin éxito. Los enanitos dijeron que tampoco el deporte era
una cosa de chicas.
Así que tomó medidas drásticas: se plantó delante de aquellos pequeños
hombrecitos y les dijo que si no le dejaban hacer estas cosas que tanto anhelaba, no limpiaría más, ni cocinaría para ellos. Aún así, los enanitos seguían sin verlo claro “¡Una mujer trabajando fuera de casa, como un hombre!, ¡qué barbaridad! ¿Y lo del deporte? ¡Una locura! ¿Cuándo se había visto algo semejante en una mujer? ¡De eso, ni hablar! el sitio de una mujer es la cocina, y su casita, por supuesto, ¡faltaría más!”.
Al día siguiente, quizá debido al enfado, los enanitos madrugaron, marchándose sin desayunar, todo dignos ellos, puesto que nada estaba preparado.
Cuando Blancanieves despertó, se sentó y se cruzó de brazos. A la vuelta de los
enanitos, todo estaba por hacer, sucio, desarreglado y sin nada para comer. Los
pequeños hombrecitos no daban crédito a sus ojos. Esta situación se fue repitiendo durante muchos días, hasta que al final, poco a poco, los enanitos no tuvieron más remedio que cocinar algo, limpiar un poco y recoger sus cosas, bajo la sorprendida mirada de Blancanieves.
Pero nada era igual: sus guisos no eran como los de ella, la casa no
relucía igual, todo era peor. No quedaba más remedio que aprender.
Así fue cómo los enanos empezaron a darse cuenta de la importancia del
trabajo de Blancanieves, a valorarlo y a respetarlo. Incluso le pidieron alguna receta. Y una vez que se dieron cuenta de que podían aprender a realizar lo que Blancanieves había estado haciendo todo el tiempo, cayeron en la cuenta de que quizá Blancanieves, ¡también podía hacer el trabajo de ellos, o jugar al fútbol si quería! pues todo era cuestión de querer..........y no de ser hombre o mujer.



***
Ayer recibió su premio y le acompañamos.
Aquí dejamos constancia de la entrega de premios con unas fotos.

                               
  Álvaro recibiendo el premios de manos de la alcaldesa de Elche

                               
           Álvaro posando para la prensa entre la alcaldesa de la ciudad y la concejala de Mujer y Familia


                                 Álvaro orgulloso con su tablet con su profe que le acompañó.

Enhorabuena.
               

1 comentario:

Lady Sterling dijo...

Mis felicitaciones para Álvaro, chicos como él, harán un futuro más justo (eso espero).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...