LeYeNDa De La HierBa MaTe



En la tutoría de 5º de Primaria siguen con la comunicación entre España y Argentina. Recibieron un nuevo correo que llegó con mucho retraso. Los amigos argentinos están disfrutando de vacaciones de verano y nos escribieron antes de comenzarlas. El sobre llegó bastante maltrecho pero con buenas noticias dentro después  de dos meses de espera

Dentro del sobre un montón de sorpresas. El texto de la Leyenda de la hierba mate. Preciosa.

"De noche Yací, la luna, alumbra desde el cielo misionero las copas de los árboles y platea el agua de las cataratas. Eso es todo lo que conocía de la selva: los enormes torrentes y el colchón verde e ininterrumpido del follaje, que casi no deja pasar la luz. Muy de trecho en trecho, podía colarse en algún claro para espiar las orquídeas dormidas o el trabajo silencioso de las arañas. Pero Yací es curiosa y quiso ver por sí misma las maravillas de las que le hablaron el sol y las nubes: el tornasol de los picaflores, el encaje de los helechos y los picos brillantes de los tucanes.

Pero un día bajó a la tierra acompañada de Araí, la nube, y juntas, convertidas en muchachas, se pusieron a recorrer la selva. era el mediodía y, el rubor de la selva las invadió, por eso era imposible que escucharan los pasos sigilosos del yaguareté que se acercaba, agazapado, listo para sorprenderlas, dispuesto a atacar. Pero en ese mismo instante una flecha disparada por un viejo cazador guaraní que venía siguiendo al tigre fue a clavarse en el costado del animal. La bestia rugió furiosa y se volvió hacia el lado del tirador, que se acercaba. enfurecida, saltó sobre él abriendo la boca y sangrando por la herida pero, ante las muchachas paralizadas, una nueva flecha le atravesó el pecho.

En medio de la agonía del yaguareté, el indio creyó haber advertido a dos mujeres que escapaban, pero cuando finalmente el animal se quedó quieto no vio más que los árboles y más allá la oscuridad de la espesura.

Esa noche, acostado en su hamaca, el viejo tuvo un sueño extraordinario. Volvía a ver al yaguaraté agazapado, volvía a verse a sí mismo tensando el arco, volvía a ver el pequeño claro y en él a dos mujeres de piel blanquísima y larguísima cabellera. ellas parecían estar esperándolo y cuando estuvo a su lado Yací lo llamó por su nombre y le dijo:

- Yo soy Yací y ella es mi amiga Araí. Queremos darte las gracias por salvar nuestras vidas. Fuiste muy valiente, por eso voy a entregarte un premio y un secreto. Mañana, cuando despiertes, vas a encontrar ante tu puerta una planta nueva llamada caá. Con sus hojas, tostadas y molidas, se prepara una infusión que acerca los corazones y ahuyenta la soledad. es mi regalo para vos, tus hijos y los hijos de tus hijos...


Al día siguiente, al salir de la casa común que alberga a las familias guaraníes, lo primero que vieron el viejo y los demás miembros de su familia, fue una planta nueva de hojas brillantes y ovaladas que se erguía aquí y allá. El cazador siguió las instrucciones de Yací: no se olvidó de tostar las hojas y, una vez molidas, las colocó dentro de una calabacita hueca. Buscó una caña fina, vertió agua y probó la bebida. El recipiente fue pasando de mano en mano: había nacido el mate."

Y además cartas para los alumnos en las que había un montón de poesías y trabalenguas. ¡Y cuentos e historias! Las vamos leyendo.

Y un CD con las canciones tocadas a flauta que prepararon con el profesor Fabián Alberdi, compañero de Anyela en el taller,  para el festival fin de curso antes de las vacaciones. Y un vídeo en donde hay un reportaje de TV. donde se nos nombra.

Lo que no esperábamos eran las bolsitas de mate. ¡Vaya compromiso!

¡¡Señooooo tenemos que probarlo!!

Así que se organizó la actividad y una tarde después de comer bajaron al comedor y la seño Dolores fue calentando agua y haciendo mate. Teníamos unos recipientes donde se toma que también se llaman mate. Porque mate quiere decir vaso o recipiente para beber, viene de la palabra garaní matí.



Estaba rico. Echaron los chicos mucha azúcar.
Muchas gracias Anyela y chicos del taller municipal del barrio Mi Bandera.



Por el pasillo cuando íbamos a preparar nuestro mate pasaba Miriam, mamá de un peque de Infantil de 3 años. Miriam es argentina y la  invitamos a que nos acompañara y nos contara sobre el mate y sus costumbres. Ya sabemos que en Argentina no quedan para tomar café, ellos quedan para tomar un mate. Gracias Miriam por tu compañía y por lo que nos enseñaste.





Y aquí te dejo el vídeo en el que se ven a todos los amigos de Viedma y a Angela que se puso en contacto conmigo el curso pasado cuando pensamos iniciar esta aventura.

A la clase de 5º y a la profesora les ha emocionado mucho.
Muchas gracias a los amigos de Viedma y a Anyela por vuestra generosidad.
¡Seguimos en contacto!


Comentarios

ainhoa tari martinez y noeleia castell serrano ha dicho que…
esa dolores hay to ciclá petandolo en el pub como molan los dibujos del blog son mejores de los mios jajajajaja recuerdos de nuestra parte a mila jajajaja xao q me boi al patio asta pronto o hasta tarde jaja

Entradas populares